Los hombres también se cuidan!

La belleza no hace feliz al que la posee, sino a quien puede amarla y adorarla.

Eso dijo Hermann Hesse, un escritor alemán famoso y seamos honestos, ¡a quien no le gusta un halago como “te ves muy bien hoy!”?

Si todos hemos aceptado que en la mujer la belleza es parte natural y parte el resultado de un buen cuidado, en los hombres el cuidado parece ser un pecado, que hay que hacerlo a escondidas, que cuidarse no es de hombres.

Lo que me sorprende es que cuando esta bien aceptado cuidarse el cuerpo y la sociedad apoya los cuerpos musculosos y trabajados, un hombre que se cuida la cara parece perder ese encanto masculino, aunque el resultado en ambos casos es el mismo: ¡Cuídate y te veras bien!

¿Porque hacemos esa diferencia entre el cuerpo y el rostro? ¿Porque un hombre en el gimnasio es masculino, macho y un hombre frente al espejo no?

Lo peor es que en el gimnasio cruzo a lo diario a una multitud de hombres, que después de hacer ejercicio se bañan y se cambian, mientras que se toman sus liquidados, sus vitaminas para regenerarse, gastando un dineral para verse bien. ¿Y en lo demás? ¡Un desodorante si bien nos va y listo!

Entiendo que todo eso es parte de la cultura y de la educación, pero siendo extranjero en un país machista, siento que es tiempo que las cosas cambian así que ahí vamos:

Queridas mujeres

A ustedes les gusta ver a un hombre bien cuidado, peinado, vestido, ¡que sepa que el parecer es la tarjeta de visita mas importante! ¿No? Entonces ayúdenle a dar ese paso. Los hombres no tuvieron esa enseñanza de cuidarse por parte de sus papas. El papa tal vez le enseñó a afeitarse, pero la mama en general se dedica a pasar sus secretos de belleza a la hija y no el hijo. Tal vez ya se dieron cuenta que su media naranja meta mano a sus productos a escondiditas. Creo que la mayoría de los hombres ya esta listo a dar el paso, pero necesita un poco de ayuda y educación y quien mejor que ustedes, queridas damas, a darle ese empujón que tanto necesita.

Solo tomen en cuenta unas realidades básicas:

  • La piel del hombre es diferente y por lo tanto tiene otras necesidades.
  • La piel del hombre envejece mas tarde que la suya, pero de repente envejece mas rápidamente. El primer lugar que notará es el contorno de ojos, ahí todo empieza.
  • Una mayor preocupación del hombre es tener la piel sensible después de afeitarse.
  • Al hombre no le gusta usar un producto hecho para la mujer, le gusta tener sus propios productos, hechos para el.
  • El hombre no sabe, entonces váyanse despacio, empezando con un producto o dos. Rutinas sencillas, rápidas y eficaces son lo que esta buscando.
  • NO le vayan contando a sus amigas (y menos sus amigos) que se esta cuidando, el lo hará por su lado cuando esta listo.

 

Queridos hombres

¿Vamos al grano, en serio crees que cuidarse es cosa de mujer y que una crema te va a hacer ver gay? ¡Es 2019 y lo único que te vas a ver es BIEN! Ahora entiendo que todo eso es nuevo, así que lo mas fácil es que busques ayuda entre tus cuates, tu novia, en internet o en una tienda especializada. Hay opciones cuanto a marcas y productos que están hechas especialmente para ti y tu piel. Además, las formulaciones han avanzado mucho, son mas ligeras, no pegajosas, fáciles a usar y dan un resultado rápido.

La verdad ya no hay escusa, tu sabes que sin esfuerza no hay resultado, es como ir al gimnasio. Hay que hacerlo todos los días para que veas una diferencia. Un hombre moderno hoy se cuida de pies a cabeza, así que es tiempo de empezar tu también.

La realidad de las marcas para hombres 

Tengo mas de 20 años en cosméticos y he visto como el mercado para hombres ha avanzado. Pero no puedo negar que aun hay mucho que hacer. En general hay dos tipos de marcas:

  1. Las marcas de mujer, empacadas en envases para hombres

Seamos honestos, los cosméticos es un negocio de mucho dinero y es fácil hacer una derivación de mujer a hombre. Marcas como L’Oréal Men Expert o Clinique Men son buenos ejemplos. No digo que son marcas malas, pero no están hechos específicamente para ellos y en muchos casos van a encontrar los mismos productos en las líneas de hombre y mujer. Un ejemplo bueno para mi es Kiehl’s que logró desarrollar una línea totalmente a parte y con un consejo muy bueno en tienda.

  1. Las marcas que piensan que el hombre acaba de salir de una cueva

Si bien hay que hablar al hombre a su manera, no se trata tampoco de pensar que es un cavernícola. No se trata de hacer del cuidado una broma continua. La marca Nickel fue una de las primeras en ir por ese camino y aunque un producto que se llama “el día después de la fiesta” es chistoso a primera vista, no es una realidad diaria y el hombre busca mas seriedad que esto.

La buena noticia es que ya llegó una marca nueva a México, especialmente hecho para hombre de hombres y que trata de no caer en las dos categorías mencionadas, pero que se base en la vida real del hombre de hoy, con sus necesidades y limitaciones. Se llama  Proverb

 

Lo que promete?

“Get out what you put in!”

Es como ir al gimnasio, si no vas, no vas a tener ningún resultado. Pero con una rutina simple de tres pasos, en tres minutos con tres productos, puedes cambiar el aspecto de tu piel en poco tiempo. Creado por un deportista de alto nivel solo tiene los mejores ingredientes, ya que igual como en la nutrición, el sabe la importancia que lo que te pones al cuerpo. Ingredientes naturales, limpios, y probados científicamente. 

Chéquenlo, lo pueden encontrar en línea:

www.proverbskin.com.mx

o también aquí en el sitio de Luxury Price Fragrances:

https://luxurypricefragrances.com/collections/proverb

y en redes sociales:

www.instragram.com/proverbskinmx

www.facebook.com/Proverbskinmx-321763178444934/

Conclusión 

¡La belleza no hace feliz, dice Hermann Hesse, pero ayuda! Ya es tiempo que dejemos atràs todos los miedos que tenemos y los prejuicios que nos rodean. Solo unos minutos al día si pueden cambiar las cosas, para que podamos salir a buscar estos halagos que tanto nos gustan.

Como dice Jorge Luis Borges:

La belleza es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica.